“María, la mujer más poderosa del mundo”

18423967_272009006597279_710430890667027244_n

En la tapa de la “National Geographic” de diciembre de 2015 aparece una imagen del rostro de la Virgen María, con el título: “María, la mujer más poderosa del mundo”.

En Uruguay ha surgido un enfrentamiento entre quienes están a favor y quienes están en contra de colocar en la Rambla Armenia, frente al Puerto del Buceo, en la Aduana de Oribe, una imagen de la Virgen. Pienso que en el mundo de hoy tenemos que acostumbrarnos a pensar todos los temas, también éste, de una manera global.

En el mundo hay unos 2.000 millones de cristianos (entre católicos y no católicos) que conciben a María como una judía virgen que fue la madre de Jesús. En la Biblia está el texto de la Anunciación (Lucas 1,26-38).

En el mundo hay unos 1.600 millones de musulmanes, que conciben a María, virgen, como la mujer más pura de la creación, que fue la madre de Jesús, el Mesías, el máximo profeta anterior a Mahoma. En el Corán hay un texto muy cercano a la Anunciación (sura 3,42-47).

En el mundo hay unos 14 millones de judíos, quienes aceptan que María fue una mujer judía, madre de Jesús, quien en su tiempo fue un rabino. Los profetas de Israel anunciaron que el Mesías nacería de una virgen (Isaías 7,14) en Belén de Judá (Miqueas 5,2).

En otras palabras, la mitad de la humanidad considera que la Virgen María es una mujer poderosa, “la más poderosa del mundo”, según la “National Geographic”. Por tanto, desde el punto de visto cultural, parecería bien razonable instalar en nuestro país un monumento en homenaje a la Virgen María, madre de Jesucristo, el fundador del cristianismo.

Considero que todos los uruguayos deberíamos desprendernos de viejas discusiones del milenio pasado que nos anclan en una mirada “local”, para poder avanzar en esta temática con una mirada más amplia, más “global”. Desde esta perspectiva, considero que sería un signo de madurez acorde con el siglo XXI, apoyar un reconocimiento objetivo para quien es, sin duda, la mujer más famosa de la historia de la humanidad.

Pedro Gaudiano

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *